Murder Inc. vs Renovación de Tinta

Cuando los autores traspasan limites

nace una lectura trepidante. La versatilidad de la autora cuyo libro vamos a presentar hoy, no es precisamente común.  

En general los artistas experimentan el deseo de cambiar de registro, sin embargo, pocos lo consiguen. ¿Os imagináis a Raymond Chandler escribiendo un relato erótico o qué tal una poesía romántica de Agatha Christie?  

Pasando de mis estrafalarias sugestiones, los mismos amables seguidores de nuestra revista pueden apreciar la dulzura y la sensibilidad de Luisa Vázquez. Presente en este espacio con relatos como: The Book StoreMary Donaldson , no vais a encontrar nada de ello en las páginas que componen su última novela corta. 

Asistimos a una metamorfosis

La historia de Bob Johnson es un flash, la radiografía de un accidente sucedido una época cruel. La voz narrativa es un bisturí cortando detalles en letra viva.  

La autora consigue, sin acudir a subterfugios, un argumento lineal brutalmente limpio, de final abierto como el sonido de una carga de pistola. No caes en la distracción de un lenguaje newyorkino, tampoco te ves sometido a descripciones de hechos patentados en la Wikipedia. Las calles desconocidas se evitan y a través de los muros palpitan vidas ajenas sin interferir con tu imaginación. 

La percepción es máxima en estos términos: a la luz de las farolas queda el personaje y sus intenciones. 

“—Yo soy Bob, por si no lo recuerda (…) No le preguntaré por qué hace lo que hace, Abraham. Cada uno lidia con sus demonios como mejor le parece. (…) La única diferencia es que usted se da cuenta, se arrepiente y se martiriza por ello. El resto preferimos ignorarlo o regodearnos en nuestros bajos instintos.” 

Pág 17 

Motivos para admirar el estilo

Cuando se habla de empatizar con los caracteres de un escrito, nos referimos a ponerse directamente en la piel del otro, no solo pensar por él desde nuestra condición. Es la única manera de ser honesto o, para evitar expresiones extremas, la más adecuada. Conversar en primera persona, después de modificar todo tu ser no es tarea fácil, sin embargo, Luisa lo consigue. Por ello no vais a encontrar juicios a lo largo de los once capítulos sino observaciones razonables.  

“—Verá, no sé si eso de la penitencia es exclusivo del catolicismo, pero usted se pasa el poco tiempo que permanece sobrio llorando por las esquinas(…) su ofensa constante a Dios. No creo que ese sea un método muy eficaz para hacer méritos ante Yahvé. (…) esta pequeña contribución para ponérselo difícil a los malos podría servirle, al menos, para aliviar su conciencia.” 

Pág 19

Razones para asombrarse con el género

Entre los logros de una buena novela policiaca o enrevesada criminalística social, constan ciertos efectos de estilo y otros de género. Las personificaciones, metáforas o epítetos, han de ajustarse y el ritmo ha de ser abrupto. No puedes ir en serio si vas en invierno de sandalias, tampoco es creíble que en medio de una sanguinaria reyerta alguien se pare a contestar el teléfono y, decir a su pareja: “Yo compraré el pan, no te preocupes”, sonaría como Alejandro Magno que ataca los persas escuchando jazz. 

La historia de Bob evita los tropezones. Los tragos son bien fríos o muy calientes. 

“Tratar con Meyer es como negociar con una cobra esquizofrénica. Tipos como él convierten el barrio en un segundo Gueto de Varsovia.” 

Pág 21

“Cuando salió del hospital tenía una marcada cojera, una profunda cicatriz que le cruzaba la mejilla izquierda y el alma rota.” 

Pág 27

La prueba de fuego

Entre conversaciones, en el momento adecuado y cuando más lo necesitas: intervienen las descripciones. He seleccionado una de muchas, sin ser tarea fácil. Todas las escenas fundamentales, incluyen este viaje de crucero en un párrafo, casi hipnótico. Desde que comienzas hasta acabar, existe la posibilidad de que o bien hayas comprendido la ciudad de New York o se te ha pasado un siglo sin enterarte. Son las típicas señales de una buena lectura y de lidiar con un autor remarcable.

“Entré en aquel lugar (…) como el salón de mi propia casa. Lo había pisado muchas veces, de adolescente como detenido (…)Cuando empujabas las puertas abatibles, el olfato se saturaba del olor que imperaba en toda la sala de espera. Ese olor, que era una mezcla del alcohol que exudaban los cuerpos de los borrachos, el tabaco con el que los policías trataban de sobrellevar las noches de guardia, el perfume barato de las prostitutas y el aroma a rancio, a miseria de los vagabundos, se te grababa a fuego en la mente y podías saber que estabas allí por mucho tiempo que pasara y aunque te taparan los ojos antes de entrar.” 

Pág 30

Pájaro que canta no vuela para cualquier bolsa

Para conclusión general en cuando a Murder Inc. y el Sindicato del Crimen, y en apoyo del título que nace esta revisión: se han vertido ríos de tinta en descripción de los años 1920, 30 o 40. En retratos de sicarios, de sus terribles crímenes nacidos de la evolución subterránea, la ilegalidad o los abusos legales.  

La ciudad metropolitana de New York es famosa y las menciones por la literatura o cinematografía la hacen legendaria. Diríase que el tema estaba apurado. Sabíamos todo sobre las gangs, los bangs y el controversial: “Gracias señora, pero me las piro”. Conocíamos a Shapiro, el Sindicato del Crimen y mil detalles adicionales sobre la mafia. 

La autora Luisa Vázquez, sin embargo, ha conseguido ponerse las botas de Bob Johnson, infiltrarse entre existencias verídicas, crear una historia renovada impresionante, imaginativa y sobre todo dar vida a una novela flash a la altura de cualquier compañía.  

En un mercado literario libre, de competencia tan acerba como antaño Wall Street: no es poco valor.

Nota Final

Inc, es la abreviatura de Incorporated( Compañia)  

      Ink significa tinta 

            Gang! Bang! Thank you Ma´am, es una expresión americana hecha, que inicialmente se ha asignado a un anuncio de coches y posteriormente se ha modificado a doble-sentido con connotación  indeseada. No aconsejamos su uso. (The American Dialect Society – ) 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.